ENTREVISTA A MARIE LOUISE VON FRANZ – LA FIGURA DE MERLIN

El hombre del bosque

pintado por Marie-Louise von Franz, en Bollingen.
Claude Mettra

merlinFrance Culture

Este escrito es la trascripción de una parte del diálogo mantenido entre Marie-Louise von Franz y Claude Mettra, en el programa de radio « El grito de Merlín », que tuvo lugar en France Culture, el 18 de febrero de 1978. Traducción de Iván Martínez.

Claude Mettra: -La leyenda cuenta que esta criatura, Merlín, hijo de una virgen y del diablo, después de haber estado largo tiempo errando por el mundo sucumbe finalmente a los encantos de Niniane-Viviane, cae enfermo por ella y después desaparece de nuestro mundo, para perderse en un mundo del más allá, donde no nos puede alcanzar más que bajo la forma de un grito. Ahora bien, yo creo, MlvF, que ese grito de Merlín ha sido muy significativo para usted, así como el personaje de Merlín.

Marie-Louise von Franz: –Sí, porque para la psicología de Jung, el gran problema moderno es el problema del mal. El problema del mal en la persona, es el problema de la sombra: todos tenemos tendencia a no ver nuestra sombra, o a emplear eufemismos en vez de verla. (…) Merlín –que es el hijo del diablo y su madre es una cristiana muy piadosa– une en él mismo estos problemas. Nuestro gran problema, es que hay una tendencia a dejarnos caer completamente en el mal. En nuestra opinión, ahí hay una gran unilateralidad: al principio todo es blanco y después todo es negro. Mientras que con nuestros pacientes y con nosotros mismos, si observamos nuestros sueños y el hecho de que intentamos encontrar un balance interior, vemos que el inconsciente trata de unir los opuestos; y también de relativizarlos, porque después de todo, el mal para mí puede ser el bien para el otro. (…) tenemos que aguzar mucho más nuestro consciente para encontrar realmente dónde está el mal en nosotros y en los demás, y el juicio justo en todo esto: aún somos completamente primitivos. Merlín es el símbolo de aquel que une en sí mismo el bien y el mal. Él nunca ha hecho daño, pero ha jugado muchos «tricks» (astucias, trucos, bromas) que se han interpretado como malvados tricks: ésa es su tragedia, él ve más allá, él es un profeta cuya mirada llega mucho más lejos que la de sus contemporáneos. (…) Y Jung ha dicho a menudo en conversaciones privadas : «Merlín es mi segunda personalidad, en un sentido soy yo.» Por eso me interesé en Merlín y lo he visto también en la vida de Jung, que ha querido participar en ciertos movimientos, idealismos, y ha sido incomprendido, como Merlín. Por otro lado, Merlín desapareció de la vida en los brazos de una mujer. Esa es una leyenda que Jung ha citado a menudo junto con la leyenda que dice que Lao Tsé –el gran sabio chino– partiría al final de su vida con una bailarina y desaparecería. Esta leyenda viene a decir que él se ocupaba del problema del ánima, de lo femenino, y ése es el otro problema de nuestro tiempo, el del arquetipo de lo femenino. Hemos ignorado demasiado el elemento femenino. Merlín en un sentido apenas ha llegado muy lejos del otro lado, pero él ha mostrado el camino del desarrollo del sentimiento. Para un hombre ocuparse de su ánima quiere decir diferenciarse de su sentimiento y también de su consciente.

Artículo completo en Word

Advertisements
This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s